Feed on
Artículos
Comentarios
Haz clic aquí para imprimir esta página. Lo leerás mejor

– Ejército Europeo

No me parece muy positivo que actualmente todavía sea necesario disponer de ejércitos para imponer o defender unas ideas o conceptos. Pero es la realidad. Y este hecho implica que Europa, para consolidarse como una unión funcional ha de tener un ejército propio que de veracidad a la política europea de seguridad y defensa (PESD).

Pero el modelo de ejército que los países europeos tienen está caduco porqué las funciones del ejército, relacionadas con la defensa nacional o el ataque a otros países  ha cambiado mucho, sobretodo en la Europa actual. La amenaza de ataque por parte de otros países europeos es nula. Ya no hay colonias donde enviar el Ejército  a someter a la población indígena excepto por algún caso de Francia o Inglaterra. Por último, ya no hay intereses económicos a proteger en el extranjero que requieran de una invasión militar por parte de un único país europeo. A todo esto, se suma ahora que el enorme coste de los ejércitos nacionales es contraproducente para las políticas económicas austeras de estos tiempos de crisis y quizás por este motivo, finalmente hay paises como Alemania que ya se están planteando en serio participar en un Ejército Europeo y sobretodo, y esto es lo más importante; delegar soberania en el Ejército Europeo.

¿Cómo se crea un Ejército Europeo?

Las dos opciones más plausibles para disponer de un ejército propio son: por un lado, un ejército que sea una unión temporal de las aportaciones de divisiones militares de las Fuerzas Armadas de varios países y que siga más o menos en la línea de las actuales organizaciones militares internacionales de la ONU o la NATO o en una versión más integrada de las naciones como el Eurocuerpo. Los países delegan más o menos parcialmente su autoridad sobre unas unidades pero esas unidades nunca dejan de ser parte de los ejércitos de los estados. Es decir, cada militar con su uniforme nacional propio y una boina común europea..

La otra opción es un Ejército Europeo bajo control del Parlamento Europeo que substituya los actuales ejércitos europeos. Siguiendo con el símil anterior, cada militar con un uniforme común europeo y una boina nacional.

Personalmente considero que mantener todos los ejércitos nacionales para suministrar material a un pseudo ejercito Europeo, no tiene mucho futuro y que la única opción válida, es un ejército que substituya los ejércitos nacionales. Pero hay que hacer algunos matices a esta opción.

En el nuevo marco en el que nos encontramos, las tareas de las Fuerzas Armadas han de ser:

  • – Controlar posibles invasiones demográficas o infiltraciones.
  • – Dar soporte y cobertura a las acciones humanitarias en el extranjero que el Gobierno lleva a cabo.
  • – Dar soporte y cobertura a las acciones humanitarias o no, bajo mandato de la ONU.
  • – Actuar como soporte u organización logística interna en caso de desastre natural o graves problemas sociales (epidemias, saqueos).
  • – Realizar intervenciones ‘quirúrgico-militares’ en el exterior.

Aunque las fuerzas armádas de los diversos países ya han intentado adaptarse a estos nuevos escenarios, por ejemplo en España con la reforma del Titulo III de la ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional, la reforma ha sido muy tímida y no ha cambiado mucho el nucleo del concepto clásico del ejército. Básicamente, sólo ha servido para que se autorice el envio de militares en misiones de paz, pero sin afectar a la estructura del propio ejército.

Lo que ahora se necesita para la mayoría de las operaciones, es un Ejército  pequeño y ágil y con una gran formación logístico operacional, que se pueda adaptar rápidamente a unos escenarios cambiantes y desconocidos y que se pueda escalar fácilmente a las necesidades.  A este tipo de ejército lo llamare Ejército Ligero E.L. y será un ejército que dependerá de los Estados Nación Europeos. Aunque su cúpula militar, además de los representantes nacionales, estará integrada también por miembros de la Cúpula Militar del Ejército Europeo.

De todos modos y aunque parece muy difícil que ahora por ahora ocurra, las guerras existen y no podemos descartar que alguna ocurra en Europa. Además también puede suceder que se produzca una guerra convencional y por mandato de la ONU, Europa tenga que intervenir con armamento y vehículos pesados. Por estos motivos creo que no se puede afirmar que el Ejército  convencional ha de desaparecer. Se requerirán todavía tanques, misiles, aviones y barcos de guerra y una estructura de mando y gestión muy parecida a la actual, pero con la gran diferencia que este no será un ejército nacional sino Europeo al que llamare Ejercito Convencional. E.C.

Con estos planteamientos de base, pienso que las Fuerzas Armadas tienen que ser reformadas, eliminando en parte la división entre tierra, aire y mar y estructurándose en base a las dos grandes secciones mencionadas: Ejército  Ligero (E.L.) y Ejército  Convencional o Pesado.  (E.C.)

Las características del nuevo Ejército  Ligero (E.L.) son:

  • – Casi no tiene línea de mando.
  • – Tiene dos Sub-estructuras:  ELA comandos autónomos. ELLO Producción y Logística del ELA
  • – La pieza central del Ejército  Ligero es la mujer.
  • – El E.L. depende de un mando formado por el EC y representantes del país.
  • – Es sobretodo un Ejército  de intervención exterior
  • – Si actúa dentro de Europa es en misiones de rescate o en actuaciones de lucha antiterrorista como soporte a la policía y bajo sus órdenes.
  • – Es un ejército nacional aunque puede formar unidades internacionales.

Las características del nuevo Ejército  Convencional (E.C) son:

  • – Actúa bajo un mando unificado Europeo que depende del Parlamento.
  • – Se coordina con los gobiernos para la dirección de los E.L.
  • – Es sobretodo un Ejército  de protección y defensa.
  • – Dentro de Europa su objetivo es la actuación frente a los desastres naturales o desordenes públicos.
  • – Puede actuar bajo mandato de la ONU aprobado por el Parlamento Europeo.

Ejército  Convencional E.C.

Empezaremos por el E.C.

Si no hay vendas patrióticas que cieguen la vista o raros fanatismos nacionalistas, todos los militares reconocen que actualmente en Europa ningún país puede desplegar un ejército convencional que pueda igualar los ejércitos de les grandes potencias demográficas (China, India, Rusia) o de los USA.

Pero incluso mantener un ejército convencional que pueda mantener una guerra contra una potencia media o pequeña es tremendamente caro e ineficiente y sólo útil, para atacar o defenderse, de una minoría de países parias.

Otro gran problema es que la creciente densidad de conexiones tecnológicas entre los estados occidentales, pone en cuestión la propia idea de la seguridad nacional y la adquisición nacional de armamento. Los más avanzados sistemas de armamento que existen en el mundo, dependen de componentes que proceden de muchos países y lo mismo sucede con los propios componentes, con las logísticas de transporte, con las telecomunicaciones, con la informática, etc.

La globalización se ha saltado las barreras militares y ha generado una globalización de la tecnología militar vinculada a una transnacionalización de la defensa. El concepto de ejército clásico no se sostiene, porqué el propio concepto de guerra dentro del mundo occidental ha dejado de tener sentido y posibilidad y si se mantiene, es en parte porque se ha enfocado a los estados parias que se han situado fuera de la tecnología occidental.

La tecnología militar moderna no tiene ninguna utilidad, si ha de utilizarse entre potencias occidentales, ya sean grandes o pequeñas, porqué ninguna potencia occidental puede por si sola crear y mantener la tecnología militar necesaria. Un simple iPhonne 4 o una XBox tendría una tecnología militar mucho más avanzada de lo que podría llegar a crear tecnológicamente un país aislado del resto del mundo y no me refiero a pequeños países sino a estados como Italia, Belgica, España, etc. Por lo tanto, ningún país, quizás ni los USA, es tecnologicamente autosuficiente y capaz de igualar lo que el resto del mundo en su contra puede crear.

Por otro lado, los estados parias y los ejércitos deslocalizados, recurren a la tecnología civil internacional para crear su propia tecnología militar y para amenazar con armas humanas o de nueva creación a cualquier país. Se hacen inseguros todos los países y se problematiza la propia noción de ‘amigos’, ‘aliados’, ‘neutrales’ y ‘enemigos’ pues la respuesta militar o terrorista ya no se dirige a países, sino a intereses de países e ideologías y estas pueden estar en cualquier país y en cualquier símbolo. Un ataque USA en Yemen puede ser respondido con una bomba en la Catedral de Notre Dame de Paris simplemente porque es un símbolo excelente, tendrá mucha repercusión mediática,  alterará las memes o conceptos de seguridad en el mundo occidental y obviamente es más fácil de atacar que una base militar americana.

Ya no es necesario ser el país agresor, o ser aliado del país agresor para recibir contra-ataques. El único requisito para recibir un ataque terrorista es que la relación posibilidad de éxito-repercusión sea positiva para quien ordene el ataque y esto dificulta mucho la defensa pues abarca zonas transnacionales que sobrepasan los límites de los estados nación.

Por lo tanto, un ejército convencional necesita tantos recursos, tanta potencia y tanta capacidad transnacional, que es imposible de crear y sostener por ningún país europeo. La única opción es que sea fruto de la unión de varios países europeos e incluso así, tendrá que seleccionar muy bien sus objetivos pues su capacidad seguirá siendo limitada.

Otra razón de peso para eliminar el concepto de Ejército Nacional es que un ejército convencional, siempre tiene un grave problema: pone en manos del poder civil, un fuerza coercitiva que sobrepasa en mucho la legitimidad y exclusividad de la violencia que la administración de el estado puede ejercer más o menos lícitamente dentro de los límites de su territorio.

Se ha de separar por lo tanto la capacidad coercitiva del ejército, del estado nacional al que pertenece y, la manera más apropiada de conseguir esto es ponerlo directamente bajo un comandamiento supra-nacional Europeo.

Esto crea un primer problema y es que no existe este alto mando. Hay una serie de intentos de ejército europeo y también tenemos la NATO. Pero no hay un ejército europeo en el sentido de que no dependa de ningún estado nacional.

Para crearlo solo hay una solución y es que el estado directamente renuncie a su ejército convencional y lo ponga bajo un mando independiente.

Por lo que hace referencia a su estructura, el Ejército Convencional, tiene que integrar en su funcionamiento el E.L. y su E.L.L.O. (siglas que ahora explico) pero básicamente sigue con su estructura básica de funcionamiento.

Por último, aparte de las tareas más o menos habituales de un ejército, las Fuerzas Armadas Europeas han de tener muy claro que ellas son la bandera de unos valores y una manera de vivir en sociedad. El nuevo modelo de vida europeo.

Ejército Ligero (E.L)

Ya no hay ningún ejército que realice los combates con espadas, hachas, arcos y flechas, ni tampoco que se defienda con armaduras metálicas y grandes escudos. Por mucho que las películas nos sigan vendiendo el modelo Rambo, lo cierto es que la fuerza física ya no es una de las cualidades más importantes que se exige a los soldados profesionales. Ahora, los sistemas de defensa pasiva son ligeros y el armamento del soldado es también ligero y mucho más destructivo.

Lo que se demanda de los soldados no es que sea muy fuertes físicamente, sino que sepan controlar la potencia del armamento que tienen. Que sepan coordinarse entre ellos para optimizar el uso de la tecnología disponible durante la interpretación y la ejecución de las ordenes de sus mandos y como ya he comentado anteriormente, que los soldados sea los abanderados de la imagen de sociedad, que sus mandos estipulen necesaria en esa zona. Para esto se requiere conocimientos tecnológicos, empatía con la población civil e inteligencia emocional para el buen funcionamiento del grupo.

La función del Ejército  no es asustar e intimidar, sino ejecutar las ordenes cuando hay línea de mando y, sobretodo, actuar coherentemente con las ordenes, cuando no hay línea de mando; que será en la mayoría de ocasiones.

La línea de mando en el moderno Ejército Ligero es más parecida a la de los comandos, que no a la de las unidades convencionales. El concepto de un ejército formado por piezas absolutamente disciplinadas, violentas y deshumanizadas no tiene sentido ni cabida en la actual sociedad europea. Se ha de aprender de las estructuras de funcionamiento de las nuevas formas de terrorismo y por lo tanto, se ha de trabajar con un ejército que tenga equipos relativamente autónomos, móviles y con miembros muy especializados en algunas tareas, pero que cualquier otro miembro del equipo pueda sustituirle a un nivel básico en su ausencia. El objetivo ideal es que incluso, si solo queda un miembro del equipo, esta unidad sea todavía operativa.

Una de las tareas principales del E.L. es la actuación internacional y con estas palabras, me refiero a actividades no oficiales ni legales en otros países. A diferencia de la actuación exterior del Ejército Convencional, que se basa en mandatos de la ONU, mandatos del parlamento Europeo o solicitudes de ayuda por parte del país receptor, la actuación del E.L. no necesita autorización de ningún organismo internacional ni del país receptor, porque su función es intervenir cuando ni los organismos internacionales ni el propio país son capaces o muestran voluntad de actuar. Para limitar su actividad, el E.L. en el exterior sólo puede actuar de manera encubierta en dos supuestos:

– Lucha contra los abusos, torturas y asesinatos de niños y mujeres

– Lucha antiterrorista.

Y con el propósito de capturar, no eliminar, a los objetivos seleccionados.

Esto no implica que no puedan utilizar sus armas, pero este es el último recurso pues el objetivo del E.L. cuando actúa encubiertamente en el exterior es:

  • – Llevar ante la justicia Europea a las personas que no respeten los derechos básicos de niños y mujeres.
  • – Dificultar y sabotear las organizaciones terroristas y las ideologías o instituciones que den soporte a la vulneración de los derechos de niños y mujeres, así como conseguir información sobre las mismas.
  • – Generar arquetipos y memes para la manipulación ideológica de las sociedades o grupos  receptores de las mismas que favorezcan la desaparición de políticas, valores e ideologías contrarios a los derechos básicos de niños y mujeres.

Unidad Militar del E.L.: Virus

La base para las actuaciones del Ejército Ligero son unas unidades a las que he llamado Virus, en contraposición a las Células y organismos que están gestando la guerra del SXXI.

Un Virus es una estructura viva microscópica que se infiltra en un organismo y lo infecta, provocando en general su muerte o modificando su función. Un virus esta compuesto en general de dos o tres partes: el material genético que porta la información, una cubierta que protege esa información y una bicapa que lo envuelve cuando están fuera de una célula.

En el E.L., un Virus es una parte de información (el núcleo), una parte de tecnología (la estructura) y una parte de conocimiento (la protección entre la base y la futura célula atacada).

  • – Información: Los Virus tienen un enlace con una parte del equipo que no participa físicamente de la misión (E.L.L.O) y que se encarga de suministrar al Virus toda la información, logística y producción que necesita para llevar a cabo su misión. Información también hace referencia al hecho de que además de sus actividades militares, los Virus tienen que alterar la información de la sociedad o grupo atacado para generar nuevas memes y arquetipos que modifiquen las ideas o creencias de ese grupo o sociedad.
  • – Conocimiento: Las unidades que actúan como Virus han de tener un conocimiento del entorno que les permita estar un tiempo infiltrados, sin que se detecte su presencia y un conocimiento de las necesidades y objetivos a cumplir  que les permita tomar decisiones incluso cuando no tienen línea directa con el mando del ejército. Los Virus no son máquinas de matar, ni estructuras suicidas sino más bien prolongaciones de los cerebros militares. No cumplen órdenes sino que ejecutan órdenes porque las entienden.
  • – Tecnología: Para acceder y manipular la información se necesita un buen conocimiento de la tecnología actual. Para poder actuar en otros países se necesita una tecnología militar, de transporte y de comunicaciones muy potente y sofisticada. Y para poder luchar encubierto y en inferioridad numérica se necesita un armamento muy sofisticado y potente.

Esto se traduce en comandos de pocas personas muy preparadas, capaces de realizar actuaciones militares quirúrgicas en cualquier parte del mundo, de permanecer infiltrados largo tiempo y con capacidad para tomar sus propias decisiones. Es una mezcla de servicios de inteligencia, comandos del ejército y ONG. En un Virus han de reunirse expertos en el uso de armas, comunicaciones, sociología, psicología, nuevas tecnologías entre otros.

Ejército  Ligero Logístico (ELLO)

La ELLO es una sub-estructura logística y de producción del E.L. que dirige los Virus y se coordina con la línea de mando convencional.

Cada Virus del E.L. tiene un controlador en la ELLO que es la persona responsable del equipo que enlaza el Virus con la estructura de recursos del E.C.

El controlador es quien conoce mejor a su Virus (que pueden ser varios), quien decide que misiones puede llevar a cabo, quien prepara la logística y los recursos que se puedan necesitar y quien transmite las ordenes.

Cuando las ordenes ya han sido transmitidas y aceptadas, el controlador no puede ejercer de superior en el mando del Virus. Sigue siendo el superior de su equipo en la ELLO obviamente pero, se convierte en un miembro más del Virus lanzado y por lo tanto, está sujeto a las ordenes que el Virus exprese.

Simplificando, la lógica de funcionamiento sería:

El Alto Mando del Ejército se reúne con los controladores y expone las líneas ideológicas en las que se está trabajando y las diferentes misiones asociadas a esas líneas de trabajo que tienen que llevarse a cabo.

Los controladores seleccionan los Virus más apropiados para llevar a cabo esas misiones y las estrategias de infestación.

Los controladores se reúnen con sus Virus y explican y planifican la misión y actúan de puente entre los Virus y los mandos del E.C. Cuando el/los Virus son lanzados, los controladores pasan a estar al servicio de las necesidades de los Virus que son quienes a partir de ese momento tienen un mejor conocimiento de las necesidades de la misión.

¿Pero… esto es una salvajada?

Soy consciente de que a algunas personas, tras leer en el texto las atribuciones y objetivos del E.L. en sus actuaciones internacionales, se les habrán puesto los pelos de punta. Horrorizados ante el hecho de que alguien plantee abiertamente la creación de una especie de comandos, que puedan actuar impunemente por todo el planeta, saltándose todas las leyes internacionales y vulnerando los derechos más elementales de los supuestos culpables.

En este artículo (Violencia contra Violencia) justifico un poco más las razones de esta actitud.

La Mujer en el Ejército Ligero

He omitido intencionadamente también un punto básico del Ejército Ligero que he mencionado muy brevemente al principio, pero que no he desarrollado más y es la función clave de la Mujer en el Ejército Ligero y los Virus.

Puesto que requiere una explicación un poco más detallada, lo he explicado en otro articulo aparte que puedes encontrar aquí.

2 Comentarios a “– Ejército Europeo”

  1. […] masivamente las mujeres en el Ejercito Ligero tiene por último un gran efecto propagandístico, al mostrar a la mayor parte del mundo que […]

  2. […] podrán utilizar unas unidades de intervención exterior del Ejército Ligero Europeo llamadas Virus, en sus actuaciones en otros paises, para defender los valores universales que Europa ha decidido […]

Comentarios