Feed on
Artículos
Comentarios

Persona y Sociedad – 9

080519-seu-del-tribunal-constitucional-a-madrid

– Instituciones de Nivel 4 (L-4i) Instituciones Agentes.

Nuestra crisis comenzó su fase preliminar a finales del siglo XIX y ahora estamos entrando en la fase liminar de la crisis. Seguimos inyectando recursos a meta-instituciones como los mercados, los sistemas financieros, los estados nación, los partidos, etc. porque son la garantía del propio sistema, pero su funcionamiento es cada vez más deficiente y absorbe más recursos, lo que evidencia el agotamiento del actual nivel institucional. Es conveniente por lo tanto, empezar a pensar en el siguiente nivel institucional.

Aunque quizás es demasiado pronto para definir con absoluta certeza cómo son/serán las nuevas instituciones, el hecho de que ya existan muchas meta-instituciones en crisis, mucha información libre circulando por nuestra sociedad y muchas personas utilizando este conocimiento para actuar al margen del marco institucional, nos permite aventurar algunas de las características potenciales de las instituciones de cuarto nivel.

Por ahora, la más perceptible de estas nuevas instituciones es que las L-4i son tan complejas que rozan lo incomprensible. Pero al mismo tiempo son mucho más transparentes que cualquier institución anterior. Por transparentes queremos decir que al intermediar en las relaciones interpersonales, no filtran sino que amplifican el conocimiento del otro todo. Este cambio se debe a que su éxito ya no radica en el control y gestión de la información per se, sino en maximizar el conocimiento de las personas involucradas en la relación para que ellas se auto-organicen de manera que la red de relaciones sume más que la suma de las partes. Esto es positivo pues la única manera de contrarrestar el poder instrumental de las meta-instituciones es conectando personas afines.

En un entorno de meta-instituciones, la persona tiene que desaparecer en el interior de las instituciones para ayudar a la institución a alcanzar sus metas. Recordemos que es el éxito de la institución -ya que su función se supone que es crucial-, lo que determina el éxito de la persona y el grupo. Para asegurar el éxito de la institución, una persona puede incluso sacrificar su vida. Por ejemplo, el Estado es importante no el ciudadano, las leyes son importantes no una persona, las grandes empresas son importantes no la persona, los mercados son importantes no la persona y así sucesivamente. Una persona competente con iniciativas personales que no coinciden con los objetivos de la institución no es más que una piedra en el engranaje de la institución, que debe ser aplastado o expulsado pues pone en riesgo la institución.

Un entorno L-4i es todo lo contrario, es el éxito de la persona lo que determina el éxito de la institución. Es con el fin de garantizar que una persona puede conectar con la gente amplificar sus capacidades y ser su propio agente dentro de la sociedad que las L- 4i tienen sentido.

Hasta ahora hemos concedido poder y conocimiento a las instituciones con el fin de manejar jerárquicamente cualquier aspecto de nuestra sociedad, a partir de ahora el éxito de la institución dependerá de la forma en que se conecta a las personas de acuerdo con sus afinidades, necesidades o intereses sin importar quienes son o dónde están. La clave es facilitar conocimiento para que pueda ser auto-administrado.

twitter-logo

Un ejemplo quizás puede ayudar a situarnos. En todo grupo hay la necesidad de que una persona “A” se comunique con una persona “B”, veamos como se institucionaliza la gestión de esta necesidad en cada nivel:

  • – En un entorno L-0i, por ejemplo una familia, la persona “A” se acerca a la persona “B” y hablan.
  • – En un entorno L-1i, por ejemplo dentro de una escuela, la persona “A” puede enviar a alguien con el mensaje para hablar con la persona “B”.
  • – En un entorno L-2i, por ejemplo un pequeño ayuntamiento, la persona “A” puede escribir un mensaje y dejarlo para la persona “B” o enviar a alguien con el mensaje para la persona “B”.
  • – En un entorno de L 3i, por ejemplo en un país, la persona “A” puede escribir una carta y con los sellos/impuestos necesarios y la dirección/código de área aprendido puede ir en unas horas específicas a la oficina de correos o a una empresa privada y dejar allí la carta. La cual se entregará a la persona “B” o quien sea que responda per los números de la dirección en una espacio predeterminado para que pueda venir a recogerla.
  • – En un entorno L-4i, la persona “A” puede enviar un e- mail a la persona “B”. No importa dónde se encuentren ni los horarios de nadie.

 

En cada nivel institucional el conocimiento íntimo que la persona “A” ha de tener del “momento de la persona “B”” es más pequeño y la distancia entre los dos puede ser más grande. Además, en cada nivel la institución es mucho más potente y permite o soluciona diversos problemas.

Una carta no es mejor que un chat, ni un e -mail es mejor que escribir a mano un mensaje, son tan solo diferentes maneras de decir algo, que podemos utilizar en diferentes entornos. Pero la gran diferencia entre L-3i y L-4i es que la meta-institucion se apropia de toda la información, intenta controlarlo todo y convierte a las dos personas en simples “números” que han de ajustarse a la meta-institución. Para este tipo de instituciones la persona es casi una molestia, ellas trabajan con números no con individualidades y obviamente el Royal Mail, UPS, DHL, Correos, La Poste, etc son más importantes que una simple persona.

En cambio las instituciones de L-4 intentan ser transparentes y facilitar la conexión sin importar dónde se encuentren o quienes son en la jerarquía social. Parte de su objetivo es transferir la mayor cantidad de emociones que sea posible con el fin de hacer la conexión tan intensa como sea posible.

800px-Google_Glass_detail

Instituciones Humanas

Las instituciones de cuarto nivel en lugar de herramientas autónomas quieren ser extensiones artificiales de las personas, sin ser una carga ni forzar su día a día. Esto implica que han de tener una estructura interna compleja pero capaz de ser contaminada sin bloquearse para poder aprender, actualizarse y reaccionar de una manera ‘humana’. Hoy en día los conceptos complejidad-estabilidad y contaminación-dinamismo son algo contradictorios, pero es posible que en un futuro próximo estas instituciones encuentren una manera de encapsular o crear una membrana que permita determinada contaminación del código de su núcleo, sin afectar a la propia estructura. En el fondo, las nuevas instituciones deben ser como prótesis inteligentes que aprendan a adaptarse a la persona para extender su humanidad y permitir a las personas conectar sus afinidades o necesidades sin someterse previamente a las necesidades de una meta-institución.

Hasta ahora cedíamos una parte del conocimiento a las meta-instituciones para que ellas manejaran jerárquicamente un aspecto de nuestra sociedad. Ahora el éxito de la institución depende de cómo conecta personas transversalmente en función de sus afinidades o intereses para que no se pierda el conocimiento y puedan auto-gestionarse. O más correctamente, el L-4i facilita privatizar la gestión de la vida en común (hacer a las personas responsables) para que el vínculo emocional entre las personas que trabajan conjuntamente en aras de satisfacer una necesidad no se vea desplazado por el vínculo instrumental.

Las nuevas instituciones salen de las relaciones comerciales w2w o 3win, de las redes sociales, las de intercambio y de valoración, el dinero electrónico, el crowfunding, los agentes inteligentes, los grupos on-line, los hackers francotiradores, etc. es decir, de cualquier entorno que pretenda facilitar conocimiento entre las personas, vinculándolas para potenciar sus capacidades, pero sin secuestrar o filtrar parte del conocimiento que de las mismas se puede adquirir. De esta manera se facilita que se puedan establecer relaciones de confianza que permitan que las personas actúen, creando, comprando, dando, compartiendo, publicando, etc. con un mínimo marco institucional y con el control de lo que hacen.

2 Comentarios a “Persona y Sociedad – 9”