Feed on
Artículos
Comentarios

Persona y Sociedad – 5

220px-Aramaic_Inscriptures_in_Sarnath

-Instituciones de Nivel 2 (L-2i). Instituciones físicas y atemporales.

La institución más importante es la escritura. La Escritura no es sólo la invención de una técnica de anotación y descifrado. Para escribir el hombre tiene que, metafóricamente hablando, “aislar el pensamiento” y transformarlo en un objeto, una representación visual; un pictograma. Cuando culmina la representación, la persona tiene frente a él una parte de su propio pensamiento.

A partir de este punto es posible realizar una segunda operación: diferenciar en el pictograma la representación visual del objeto -el símbolo-, del objeto al que designa -su significado. Por lo tanto el pictograma ya no tiene que imitar al objeto

Cuando el símbolo y el significado se separan es posible cambiar los símbolos sin alterar su significado. Al final de este proceso, el sistema gráfico se convierte en una escritura compuesta de conceptos (logogramas) o letras (grafemas).

Con la escritura los humanos no sólo pueden fijar y compartir conceptos, también tienen una herramienta para la generación de símbolos con diferentes significados. Cualquiera -incluyendo las instituciones- puede dar significados a los símbolos que los miembros de la sociedad utilizan en una comunicación pública o privada. Lógicamente, quien controla la creación de esos pares (símbolo-significado) tiene poder sobre las comunicaciones dentro de la comunidad, y por lo tanto tiene poder sobre las historias y la cultura que definen a esa comunidad.

 300px-Christ_with_beard

Aumentar la distancia

En las culturas de tradición oral la comunicación ya no es un contacto directo y transparente, pero la presencia física del otro sigue siendo esencial. Quien quiera conocer las reglas y tradiciones del grupo, tiene que estar con los miembros del grupo o con personas relacionadas con el grupo, porque son los propios miembros del grupo los que transmiten y explican sus instituciones y quienes son las propias instituciones. Incluso cuando el grupo ha dejado de existir, hay una gran tendencia entre los grupos de tradición oral a mantener la existencia del grupo mientras duren los relatos del grupo. En cierta manera, la idea es que mientras se hable de alguien o algo, ese alguien está vivo pues el relato conserva su esencia, su presencia, su semilla.

Volviendo al ejemplo anterior del beso, no es lo mismo besar a Alex que explicar a Alex lo que sientes cuando la besas, pero la distancia se incrementa aún más cuando en lugar de explicarle a Alex “el beso”, lo escribes para que Alex, o cualquiera, pueda leerlo cuando y donde quiera.

Tras la fijación de una institución en un medio físico, por ejemplo, en un libro, ya no hay necesidad de tener a una persona adscrita a la institución con el fin de poder mantenerla y compartirla. En las sociedades L-0i y L-1i, los depositarios de los conocimientos o la personificación de las instituciones son las personas clave; los pilares de la sociedad y los objetos que utilizan son herramientas para ayudar a la gente a asimilar el conocimiento o para asociar la institución con un personaje. En una sociedad L-2i la situación se invierte y es el objeto el depositario del conocimiento, el pilar de la sociedad y las personas se convierten en herramientas para ayudar a entender ese conocimiento.

 350px-Targum

Del Sujeto al Objeto

Este es un cambio enorme. Pasamos de un conocimiento subjetivo, activo y dinámico a un conocimiento objetivo, grabado en algún lugar, que puede ser transportado y compartido pero no alterado. Ahora no es la persona quien valida la institución, sino la institución la que valida al individuo, y puesto que la institución es valiosa por su función, las personas vinculadas a la institución son las primeras interesadas en reforzar dentro del grupo la importancia de la función de la institución. Los objetos y la función institucional adquieren una importancia superior a la persona y sus historias. Por lo tanto, el ascenso social de una persona en la sociedad está vinculado a la importancia de la institución a la que él/ella pertenece o se siente comprometido.

Ya no hay necesidad de mitos, héroes, listas de nombres o genealogías para justificar una institución; la institución se justifica por su papel entre las demás instituciones y los mitos y héroes son incorporados a las instituciones u olvidados. Por ejemplo, la importancia de una monarquía ya no es debida únicamente a su origen mitológico o a su genealogía sino a una ley que lo incrusta entre las otras instituciones que conforman el marco institucional de un país.

Puesto que la importancia de una institución está determinada por la importancia de su función, cuando la institución delega alguna tarea en otras instituciones o personas tiene que amplificar su importancia y su subordinación a la institución principal. Por ejemplo: el mayordomo del Rey es importante porque el Rey es muy importante y el Rey es importante porque es el jefe de la institución de la monarquía, que a su vez es importante porque representa el país.

Meñli I Giray (centre) with the eldest son, future khan Mehmed I Giray (left) and Turkish sultan Bayezid II (right) Date 	 Source 	http://hansaray.iatp.org.ua/u_geray_ist.html Author 	Turkish miniature (XVI centure)

La jerarquía

Cada institución intenta aumentar su poder mediante la creación de redes jerárquicas que se infiltran en el grupo como si fuesen raíces de la institución principal. Metafóricamente hablando, cuantas más raíces echa una institución y más fuertes estas son, más cohesionado es el sustrato de la sociedad y más resistente a cualquier cambio será la institución principal… pero también más recursos requerirá la institución y más rápidamente los consumirá.

La jerarquización provoca otro gran cambio. El modelo de sociedad en la que el valor de la persona se recompensa con un título, otorgado por el grupo, y que pretende reconocer las habilidades, el conocimiento o la experiencia, se ve substituido por un modelo de sociedad donde el título sobretodo determina la posición dentro de la jerarquía institucional.

Siguiendo el ejemplo del líder del grupo. En una sociedad L-0i el grupo sigue al más fuerte o al que tiene más experiencia. En un grupo L-1i el grupo crea un ritual que legitima al más fuerte o sabio como líder-Rey. En un grupo L-2i el Rey ya no tiene que ser ni escogido, ni ser el mas fuerte, ni someterse a ningún ritual. Es Rey porque preside la institución de la monarquía, aunque sea el hombre más inútil del mundo. El título ya no identifica características del hombre sino que sobretodo especifica su posición en las instituciones.

En esas jerarquías hay una cúspide que conserva todo el poder y una base que más o menos voluntariamente se subordina a ese poder. Las instituciones se vuelven dogmáticas, debido a su conocimiento inmóvil y objetivo y empiezan a tejer vínculos entre ellas para augmentar sus influencias o sus posibilidades de supervivencia pues la supervivencia de la institución se ha convertido en el objetivo principal de toda institución. La razón es sencilla. Si una institución existe es para cubrir una necesidad social. Si ella no existe se supone que esa necesidad no cubierta puede provocar un problema al grupo. Si la necesidad no cubierta no provoca ningún problema en el grupo, la institución no tiene razón de ser, por lo que la institución es la primera interesada en no demostrar su posible inutilidad. Al contrario, su interés consiste en amplificar la problemática de esa necesidad para el bienestar del grupo. La preocupación por el bienestar del grupo conduce a la institución a la preocupación por su propia supervivencia. La supervivencia de la institución se prioriza por encima del servicio a las personas pues el grupo es más importante que las personas y la institución es básica para el grupo. En consequencia, la institución tiene que, ante todo, vigilar su propia supervivencia, para ejercer su función salvadora dentro del grupo y beneficiar a las personas.

Cuando el objetivo principal no es el servicio público sino el servicio a la institución, el abuso de poder y la corrupción se vuelven sistémicos.

 Frontispiece of the Rudolphine Tables: Tabulae Rudolphinae: quibus astronomicae ... by Johannes Kepler (1571–1630). Call number QB41 .K43 1627. Image ID: libr0310, Treasures of the NOAA Library Collection, Photographer: Archival Photograph by Mr. Steve Nicklas, NOS, NGS. Secondary source: NOAA Central Library, National Oceanic & Atmospheric Administration (NOAA), USA

El libro de la Naturaleza

Otro aspecto crucial de una sociedad con instituciones de Nivel 2 es que si se asume que un texto -que es una creación humana- son unos símbolos que tienen un significado determinado, es fácil extrapolar que la realidad que nos rodea, que es una creación superior, también son símbolos con un significado determinado. El mundo es visto no sólo como algo dado, sino como una creación que puede descifrarse, como si se tratara de una escritura. Todo puede ser interpretable y pueden asignarse significados a símbolos arbitrarios. La persona instruida o que dispone del favor de los dioses, puede entender el significado de los símbolos de la realidad y determinar que es lo correcto y que no, y que, por acción o posición, está más cerca de la voluntad de los dioses o de un supuesto orden natural. Hay una razón para todo e incluso se tiende a convertir al autor de los textos u obras importantes en un mero canal o herramienta de un destino o voluntad superior.

En este tránsito de la importancia del hombre a la importancia del objeto, el hombre pasa a ser sujeto de una voluntad superior y se convierte en una ayuda o herramienta de los verdaderos elementos claves en la sociedad, los objetos y las instituciones. Anteriormente la persona se sentía parte de la naturaleza o del entorno; era un pieza más de una unidad que vivía y se dejaba llevar por su mundo. Ahora la persona se separa del entorno, es un canal o herramienta y como tal se perfecciona o busca en su interior la conexión con la divinidad o las instituciones para mejorar para ser más útil, porque la persona puede ser un individuo útil. La persona que se siente parte de la naturaleza es vista como un estadio primitivo y tribal. La persona puede trabajar su individualidad para transformarse en una ‘cosa’.

La persona se transforma en el martillo de Dios, la espada de la congregación, el pincel de la fe, la pluma de la nación, las manos de la empresa, el cerebro de la organización, la voz de la comunidad, la matriz de la nación, etc. Se refuerza aún más el desplazamiento en la valoración de la persona hacia la valoración del objeto y la importancia de la función de la institución por encima de las necesidades particulares de las personas.

Una sociedad con instituciones de 2º nivel, al no depender ni de la persona ni del grupo para ser transmitida, puede superar los límites de la tribu, asimilar a otros grupos y gestionar imperios.

La jerarquización de las instituciones y la instrumentalización de las personas prepara el terreno para las meta-instituciones que veremos más adelante.

4 Comentarios a “Persona y Sociedad – 5”

  1. […] – L-2i : Escribir un poema sobre el beso a la amada, implica el uso de instituciones de nivel 2, ya que se requiere al menos la capacidad de escribir y leer. El beso escrito, arrancado de todo apoyo humano y convertido en texto no necesita de nadie para perdurar en el espacio y el tiempo. Mientras el papel o el soporte utilizado perdure, cualquiera puede leer el poema e imaginarse la escena del poema. Toda la información está en el objeto, no hay necesidad de contacto con los seres humanos que participaron en la inspiración y creación del poema. El texto sigue transmitiendo muchas emociones a la gente en una sociedad pero para una persona de una cultura ágrafa como puede ser un entorno L-2i, es imposible imaginarse ni tan siquiera que pueda existir una cosa como un poema mucho menos que pueda leerse sin la presencia de la persona. […]