Feed on
Artículos
Comentarios

La mujer y el Ejército

En general las mujeres son mucho menos violentas que los hombres, por lo que si la sociedad ha de delegar la defensa y el poder de coerción violenta a un grupo de personas, yo prefiero que estas personas, sean lo más reticentes posibles a su uso gratuito e indiscriminado. Es decir; las mujeres.

Antes quizás era necesario delegar la defensa en los hombres más brutos y violentos, porque el uso de las armas y las guerras así lo exigían. Pero a medida que las armas y la tecnología ha ido cambiando, es mucho mejor que el control de las poderosas armas actuales esté en manos del tipo de personas que disfrutan menos de la violencia gratuita. Que sean las personas que más empatizan con los otros seres humanos quienes tengan el poder de matar. Que sean personas que el resto de población sintamos que utilizaran las armas en proporción a las necesidades, y no para hacer alarde de lo grande que es su pistola o lo fuerte que es su cuerpo.

Es obvio que las mujeres no son ángeles y la loteria genética también ha repartido entre ellas su ración de personas ignorantes, egoistas y violentas como en el grupo masculino, pero por ahora, el fenotipo de las mujeres es menos violento y más empático que el de los hombres.

Necesitamos además re-ajustar su posición en la sociedad, no pretendiendo que se conviertan en hombres que pueden quedarse embarazados, sino abriendo nuevas vías que armonicen las virtudes y necesidades de las mujeres, las de los hombres que no quieren seguir el antiguo modelo patriarcal y masculino y la de las personas que ya están conforme con el tipo de vida actual.

Por lo tanto, un elemento clave de la nueva política europea es remodelar una parte del ejército para que sea una institución predominantemente femenina.

Incorporar masivamente las mujeres en el Ejercito Ligero tiene por último un gran efecto propagandístico, al mostrar a la mayor parte del mundo que todavía considera que la mujer es un animal más a las ordenes del hombre, que no todos piensan como ellos y que su abuso no quedará impune y puede terminar en cualquier momento

Puedes leer el artículo la Mujer y el Ejército aquí

Comments are closed.